Lujuria

La lujuria se basa en la excesiva presencia de pensamientos de tipo sexual y los pensamientos posesivos relacionados con otras personas, ya sean cercanas o no.

Gula

La gula se identifica con el ansia y la glotonería. Es decir, el consumo excesivo de comida o bebida que también puede incluir el egoísmo que afecta a las relaciones interpersonales. Unos comportamientos destructivos que se basan en el abuso.

Avaricia

La avaricia es un pecado capital que basa su máxima en el egoísmo. Es decir, la obtención de riquezas, mayormente materiales, con la finalidad de guardarlas sin compartir nada con los demás. Las personas que sienten avaricia también pueden gastar todas sus riquezas en cualquier momento sin contar con nadie para ello.

Pereza

La pereza radica en la incapacidad de una persona en realizar o aceptar algo. Un pecado que se basa en la falta de madurez y que suele perjudicar a otras personas a la hora de realizarlo.

Ira

La ira tiene que ver con el enfado y el odio hacia los demás. Un sentimiento tan agresivo como peligroso que puede ocasionar daños irreversibles como el homicidio. La discriminación y el abuso sexual también forman parte del pecado capital de la ira.

Envidia

La envidia supone simplemente tener el continuo deseo de poseer aquello que otro tiene en su poder. En muchas ocasiones, esto se convierte en un trastorno obsesivo del que pueden desembocar múltiples enfermedades.

Soberbia

La soberbia se basa en ese deseo incontrolable de intentar ser o mostrarse siempre mejor que los demás. Es decir, creerse superior de forma física e intelectual que el resto de personas. Un pecado que resulta de la sobrevaloración del yo personal.

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon

© 2019 by  laseñal